martes, 20 de diciembre de 2011

PARATeatral - teatro laboratorio

PARATeatral
teatro laboratorio
en
 FRICCIONES
Un cumpleaños, una cena, una pasiòn, una familia tragicamente eròtica.
actúan
carlos andujar
viviana bosco
ammiel didia
miriam dobrauchi
diana lipovetzky
pablo misch

asistencia - melisa szechet

dirección - eduardo misch


"ESTRENO"

DOMINGO 15 DE ABRIL DE 2012 A LAS 19hs.

TEATRO TEMPLUM
http://www.espaciotemplum.com.ar/
Ayacucho 318 - inf: 4953 1513


Estética y motivación del teatro laboratorio

En éste tercer trabajo con el grupo PARATeatral (http://parateatral.blogspot.com/) he mantenido el dispositivo de  Taller de Montaje Teatral que ofrece la posibilidad de generar y experimentar la realización de material escénico  para su futura puesta en escena.
Como disparador propongo algunos libros y temas que el grupo debe investigar. Ideas, textos, escenas de obras, cuantos, ensayos, libros, anécdotas, etc son herramientas a utilizar en la construcción de nuestro montaje teatral.
Es interesante en relación a la estética del montaje, todo lo que componen los grupos al formarse, la mezcla de intereses en la producción del acontecimiento artístico. Conjuntamente se produce mucho material escénico en los encuentros, toda la cocina de la obra, muy fraccionada en el primer momento, es un material muy rico. Los encuentros son un hecho estético en si mismos que aportan a la subjetividad grupal singularizando nuevas situaciones.
El trabajo de laboratorio se caracteriza por la involucración de los participantes en una experiencia que no tiene como fin la inclusión del trabajo como producto dentro de un mercado, sino la inclusión de personas comprometidas en la investigación de un proceso de creación que culminará con el hecho teatral.
En esta oportunidad propongo el erotismo como tema disparador del proyecto. Como genero el erotismo promete un placer doble: el que surge del propio texto literario y otro, mas esquivo y difícil, en que el invitado es el cuerpo.
Proponer el erotismo podría significar querer o buscar provocación, o al menos evocar con eficacia una cierta conmoción más allá – o más acá – de la estética.
A través de la ficción se puede jugar a vivir aquellas cosas que el mundo se empeña en vedarnos. Dentro de este territorio quedan en suspenso las acusaciones, juicios morales, tabúes que bien o mal rigen la vida en comunidad, la ficción da permiso.
Varios documentos sobre el tema nos aportan que los actos eróticos son instintivos y al realizarlos el hombre se cumple como naturaleza. El erotismo es la forma de dominación social del instinto y su esencia es semejante a la de la técnica… el erotismo es sexualidad socializada, sometida a las necesidades del grupo, fuerza vital expropiada por la sociedad… el erotismo no es una categoría específica de la sexualidad: es una función social.
El proceso nos llevo a nombrarnos como Familia y allí abrir situaciones adversas. Fue el descubrimiento que nos brindaba e incluía dramáticamente un funcionamiento estructural e institucional (la Familia) que nos seducía y convocaba a la provocación de conflictos arraigados o nacidos del erotismo como función desencadenante.
Las Fricciones familiares fueron ocupando nuestro interés y cada vez mas ocupaban el centro de la escena. Internas entre primos, cuñados, celos, engaños y amor conformaban el material de nuestras improvisaciones.
Nuestra erótica historia se desencadena en una cena familiar en la casa de Helena y Carlos en conmemoración por el cumpleaños de su hijo Pablito. Allí es invitada Victoria, hermana de Helena y  su hija Emilia que es acompañada por su novio Amador.
Complementando el hecho teatral (la cena familiar) se proyectaran videos sobre la vida de los personajes y situaciones que potencian el conflicto subyacente durante la escena y que desencadena el trágico desenlace.
Una historia que no podrás olvidar.

http://eduardomisch.blogspot.com/

FRICCIONES
Por  Miriam Dobrauchi
Actriz - Psicóloga

   Hace 26 años obtuve mi primer título posterior al bachillerato, fue cuando me recibí de fonoaudióloga. Tenía para ese entonces 23 años.
Transitaba mis 36 años cuando comienzo con un entusiasmo inmenso el CBC de Psicología en la UBA.
Dos años después de haber terminado psicología supe que tenía que acercarme a la posibilidad de hacer algo en relación a lo teatral.
   Después de una investigación intuitiva me animé a  compartir con Eduardo Misch, como docente, mi primer experiencia de taller teatral. Nuevamente el entusiasmo sobrevino.
   La experiencia fue y sigue siendo muy enriquecedora. Fue muy importante y muy grato a la vez encontrarme con un docente que siempre tiene para aportar y que supongo entiende el crecimiento desde el lugar de lo que hay para sumar a lo que uno trae.
   La alegría que sentía en cada clase continúa casi intacta hasta el presente. Me alegra la situación de juego, de improvisación que se comparte con los compañeros, lo que se aprende de cada uno de ellos, la posibilidad de ir entregándose a lo que toca hacer en cada momento.
   Desde ese lugar una vez más, me anime a aceptar esta nueva propuesta de construcción de una nueva obra.
   Sin saber muy bien a donde llegaremos, me encuentro cada lunes transitando esta nueva experiencia, que en sí misma ya es para mí una ganancia.

FRICCIONES
Por Ammiel Didia
Actor.
Médico
Universidad de Buenos Aires

            Me acerco al teatro en el año 2001. Buscaba entonces, como ahora, un espacio de ocio y creatividad mientras me formaba en medicina. Ya en esos tempranos tiempos de formación, me proponía una mirada distinta de la salud. Una distinta forma de acercarme al otro. También me significa, no quiero dejar de mencionarlo, una manera de conocerme a mí mismo, con mis alcances y mis limitaciones en el juego de llevar adelante un personaje.
            En ese primer acercamiento, de casualidad en un centro cultural que funciona dentro de la facultad de Medicina Centro Cultural José Ingenieros, estudio arte dramático en cuatro niveles sucesivos a cargo de Pablo Wernicke. En la segunda muestra de ese curso, me encuentro con una obra de teatro breve “La espera trágica”, de Eduardo Pavlovsky que me despierta un especial interés por el autor y por el género.
            Más tarde ya encaminado en la carrera e inclinado hacia la Salud Mental me intereso por el psicodrama. En un primer momento lo estudio con Nélida Sakalik del Hospital Italiano y más adelante realizo un entrenamiento con Carolina y Malenka Pavlovsky.
            Ya entonces participaba de un taller de teatro con Eduardo Misch. En ese mismo taller se estaba gestando una producción de un grupo PARATeatral en plena formación. Ahí encontré un lugar y todo siguió su curso sin rozamiento. A partir de la lectura de textos de “Fragmentos de un discurso amoroso”, de Roland Barthès se crearon historias, varias, variadas, de tantas resonancias se pudieran llevar a la escena desde nosotros, los creadores, los protagonistas.
            En la actualidad, me siento convocado a este nuevo proyecto. Me presento como médico, psiquiatra en formación, psicoanalista en formación, psicodramatista en formación. Es decir, en movimiento. Siempre buscando un nuevo horizonte. Esta vez lo comparto con cinco participantes más en escena y un equipo de dirección y producción no menor. Cada uno con sus historias y sus entrecruzamientos que hacen riquísimos todos y cada uno de los encuentros para la creación teatral.


FRICCIONES
Por Melisa Szechet
Asistencia.
Diseñadora de
 Imagen y Sonido UBA

            La convocatoria de Eduardo a ocupar el rol de asistente de dirección y quedar a cargo de la realización audiovisual complementaria del proyecto significó un gran crecimiento y reconocimiento tanto a nivel profesional como personal. Es un proyecto por el cual siento una agradable responsabilidad y un enorme compromiso.
Una vez asumido este compromiso, me encontré muy motivada con la temática a desarrollar e investigar: el erotismo con todo lo que ello implica para ser representado en el teatro. Todo un desafío representarlo y hacerlo convivir con otro lenguaje como es el cinematográfico.
            En este proyecto no solo estoy volcando experiencias personales sino toda mi experiencia técnica, práctica y creativa como realizadora audiovisual generando material para ser mostrado en escena y que sirva de complemento a la acción que se desarrolla en vivo. También estamos llevando a cabo un registro de cada encuentro del grupo para el posterior armado de un documental que muestre un camino de creación artística colectiva. De esta manera, no solo estaríamos mezclando el lenguaje teatral y cinematográfico en el hecho artístico teatral, sino que también se generaría una obra cinematográfica independiente, con posibilidades de ser exhibida en festivales y otras ventanas de difusión audiovisual.
            Por otro lado, recurriremos a la realización de una secuencia animada para resolver el final de la obra, lo cual implica aprender a manipular el dibujo animado como recurso estético e identificar las ventajas y dificultades técnicas para la realización del mismo.
            La realidad es que con este proyecto puedo sintetizar mis dos actuales intereses artísticos: el cine y el teatro. Ver el alcance de estos dos lenguajes y las múltiples maneras de conjugarlos.
FRICCIONES
Por Viviana Bosco
Actriz.
Instructora en Salud,
Alimentación y Actividad Física

Cuando me convoco Eduardo para este proyecto, sentí que era un desafió, por ser mi primer experiencia teatral. Luego me entusiasmo la propuesta de trabajo como proceso de investigación. El erotismo como tema disparador resuena en cada uno de manera diferente. El proceso de creación permite que el  cuerpo pueda expresar aquello que resuena dentro, darle forma, poder transitarlo y transmitirlo.
Como metodología de trabajo me resulta muy interesante para ser aplicada al área de la salud, en especial en Rehabilitación Cardiovascular y Obesidad, donde existe una gran dificultad en encontrar caminos de expresión.

FRICCIONES
Por Pablo Misch
Actor

Para mi la obra de Fricciones significa una muy buena experiencia de aprendizaje y formación en lo actoral y personal.
El Recorrido que tuvimos en el trascurso de cada ensayo me hizo relajarme y disfrutar de esta obra en el que cada personaje me divierte mucho.


FRICCIONES
Por Diana Lipovetzky,
Actriz
Estudiante de Lic. Psicomotricidad.
El taller de montaje es una experiencia muy enriquecedora desde el punto de vista artístico y humano. Se realiza un trabajo muy intenso de creatividad y juego corporal. Me resulta una fuente importante de crecimiento como actriz. Es interesante trabajar con el erotismo. Despierta muchas sensaciones, ideas que dan paso a la improvisación. Y es el espacio de teatro donde se puede explorar y explotar éstas. Mundo que nos habilita a jugar con lo que uno no haría en la vida cotidiana. El proyecto de Fricciones, me resulta divertido y transgresor.
video
video
video

Grupo PARATeatral - teatro laboratorio: http://parateatral.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario